Con la llegada del calor, y la inminente vuelta al verano, hoy quiero presentaros un producto maravilloso.

El agua refrigerada en verano consume grandes cantidades de energía eléctrica en nuestras neveras. Pero, saciarse con agua fresca en verano hace milenios que está resuelto con el botijo o el cántaro. El botijo forma parte de la historia y la cultura mediterránea. Hecho de arcilla cocida pero con una mezcla que conserve la porosidad de este material. Gracias a esta porosidad, el botijo se comporta como la piel humana que deja salir el sudor para refrescarnos. De este modo el exudado del botijo se convierte en energía de refrigeración para el líquido que contiene en su interior.

botija

FUNCIONAMIENTO

Es la denominada refrigeración evaporativa que permite que por cada gramo de agua que se evapora se consigan retirar 500 calorías del agua del botijo. Cuánto más calor en el ambiente, más fresca y saludable se conserva el agua. El botijo además hace una refrigeración sensata que nos ofrece una agua no muy fría y un sabor nutritivo de los minerales, por lo tanto muy saludable por no perjudicial a la garganta.

La refrigeración de la nevera eléctrica en cambio además de consumir energía nos deja el agua a una temperatura que por contraste respeto a la temperatura corporal puede provocar varias dolencias, como por ejemplo dolor de garganta, etc.

Entiendo que hacer frente al cambio climático con un botijo, puede parecer un gesto sencillo. Sin embargo, beber agua fresca del botijo está en la línea de los pequeños cambios que planteo en este blog. En este caso, el ahorro energético nos llega por poner un botijo en nuestro hogar, en nuestra oficina, en el puesto trabajo. Es un pequeño cambio pero poderoso. Además contribuimos a conservar esta cultura tradicional y sensata que hoy en la era de la nanotecnología nos pensamos que ya no nos sirve.

Botijo siesta

EXPERIENCIA PERSONAL

Yo en casa tengo el botijo del siglo XXI, llamado Lasiesta, creado por unos diseñadores españoles.

Sus medidas son 35 cm. de altura x 10 cm. de diámetro, tiene una capacidad de 1,6 litros y puede ser tuyo por unos 35 €. Lo podéis encontrar en tiendas de menaje, yo lo compre en Vinçon, Barcelona.

Funciona realmente bien, y siempre tengo agua fresquita sin tener que acudir a la nevera.